Tembladeral

El temblor es de los muertos,

de los amortajados viejos;

bajo la polvareda se estremecen

sus vientres blancos, nevados,

el miedo en las cuencas,

las palpitantes locomociones,

el descontrol de los miembros,

de húmeros y peronés que patalean.

Y el vaivén de los cuerpos

que buscan huir,

que cierran sus dedos

y aferran las amplias paredes

de satinado techo y madera.

La humedecida cabellera y la nuca

retiemblan también:

el ritmo acartonado,

el un-dos-tres de osamentas,

que ensordece,

que violenta el reposo obligado.

¿Y los vivos?

Por: Paula Arizmendi Mar

Leer más en: No. 1 MOVIMIENTO  pag. 33

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s