Siluetas difusas

Por: Mariana M. Tron

Quince veintidos

Quince veintidos

Seguramente todos lo hemos experimentado.

Lo hemos sentido pasar corriendo, con mucha prisa. A fin de cuentas, a eso se dedica, a pasar sin detenerse, sin esperar a nada ni a nadie.

Nos convertimos en fantasmas de la estación de tren

Nos convertimos en fantasmas de la estación de tren

Dicen que es oro y aseguran que lo cura todo. Sin embargo, no conozco a nadie que lo haya podido capturar o tocar. Viaja más rápido que cualquier  medio de transporte que la humanidad haya creado.

Caminantes del mediodía

Caminantes del mediodía

Es todo lo que tenemos y, al mismo tiempo, nuestro enemigo. Cada día libramos una batalla contra él. Corremos y vamos por la vida preocupados por ganarle. Nos convertimos en fantasmas cuyas siluetas quedan plasmadas de manera difusa en las fotografías. Los únicos que aparecen nítidos, son aquellos que pararon y, por un instante, se dedicaron a verlo pasar.

Algunos andan, otros se detienen a ver pasar el tiempo

Algunos andan, otros se detienen a ver pasar el tiempo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s