Ígneo

Por: Paula Arizmendi

Quiero todo el rojo

¡El rojo desorbitado!

para borrar lo blanco

                    de mi sangre

(sangre de insecto,

agua y baba)

y olvidarme desde siempre

de mi dorada aureola

—tan revulsiva—,

de mi vértigo de nieve,

de mi náusea amoratada,

de este oxidado ombligo,

de las palmas con cristales,

de la carne ya verdosa.

Quiero morder el miasma rojo,

volverme carnada del fuego,

pulpa mojada del diablo,

ser piel sedosa de manzana,

Quiero volver al cielo roja,

quiero abrigarme en piel purpúrea.

Sentir el útero enclaustrado,

los dedos cenicientos,

las pálidas vísceras,

la lividez de mis respiraciones,

mis brazadas en cloro(formo)

Arrastrarme al escarlata,

naufragando en lava.

Quiero mi cuerpo encendido,

                               todo rojo.

rojo

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s