Geometría

 

 

 

Por Sabela Eiriz

sabela_eiriz-tusitala_forma_02

Náufrago

A menudo reconstruía con sus manos el calor de las noches en las que habían naufragado juntos. Apenas remontaba las montañas de su cuerpo con sus dedos, salía de sus poros una humedad que se expandía como el olor de los cítricos y que le llevaba a las horas intempestivas en las que ambos cuerpos se deshacían y se vaciaban. Su boca se colmaba del vapor de aquella piel de tierra y por su aliento se desplomaba la terrible necesidad de bebérsela una y otra vez.

sabela_eiriz-tusitala_forma_05

Un calor palpable se había apuntalado en sus córneas. Su piel era sólo una leve frontera entre líquidos y uñas, labios y ojos, latidos propulsados por órganos ajenos y silencios de los dientes mordiendo los dedos o las sábanas o las palabras pequeñas, húmedas y desnudas que se hacían hueco entre sus huesos cuando, en la calma, se hilaban como las líneas que apuntan las constelaciones, como las yemas que surcan lunares, como el cabello que cae y vive y baila y vuela cuando el vientre grita y los pezones ríen.

sabela_eiriz-tusitala_forma_03

Después, sólo quedaban manos tercas y pieles imantadas.

Sólo quedaban ojos anudados y huecos insaciables.

Sólo cuerpos caníbales y tiernos.

Sólo líquidos,

sólo lunas,

sólo secretos,

sólo naufragios.

sabela_eiriz-tusitala_forma_01

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s